Una vuelta por las salinas de Boyeruca | Región del Maule

TAMAÑO-TIPO-DE-FOTO32

Las Salinas de Lo Valdivia se encuentran ubicadas en la división entre la VI y VII región, en la comuna de Paredones, sobre la ribera norte de la laguna litoral de agua dulce que desemboca en la localidad costera de Boyeruca.

Este paisaje Productivo se viene consolidando desde  épocas prehispánicas, y corresponde no solo a un patrimonio cultural, social y económico, sino que también a un sistema de vida, en donde las tradiciones han sido transmitidas de generación en generación, construyendo un rasgo identitario propio de la zona.

5

Haciendo un poco de historia, es destacable que los primeros habitantes de este lugar fueron capaces de observar y comprender las características morfológicas así como las transformaciones de este territorio para sacar provecho de los elementos y componentes naturales presentes en la zona. Esta relación armónica del hombre con su territorio – en cuanto a la interacción de la necesidad de subsistencia con el lugar donde se habita – ha sido el eje fundante de la existencia de los centros poblados que se encuentran aquí.

10

A modo de ejemplo se puede constatar que la importancia de un bien natural – la sal – surgido desde las singularidades del lugar ha permitido la subsistencia estable de las comunidades y ha propiciado el desarrollo de una actividad económica primaria.

Para el desarrollo de la actividad ha sido necesaria la adaptación del paisaje mediante la alteración de sitios de naturaleza agreste en pos de permitir los procesos de extracción de los que vive un alto porcentaje de la población. Para esto, se le otorga un rol fundamental al mar como fuente y a la tierra como receptáculo.

3

Este sistema de extracción de sal consiste básicamente en construir cuarteles en el suelo que son llenados con el agua salada que entra desde el Océano Pacifico. A partir del llenado inicial, se espera la paulatina evaporación del agua y se complementa con el vaciado por parte de mano de obra específica que termina la obra que la naturaleza comienza. Dicho proceso permite obtener la sal que posteriormente la cual es acumulada en grandes montones que luego son almacenados en galpones construidos con maderas del lugar, con un sistema constructivo espontáneo y con técnica propia.

7

En este lugar es posible apreciar la intervención de un territorio agreste a partir de la necesidad de subsistencia, y su valor radica en el cruce de funciones entre naturaleza y singularidad propia de un lugar específico y la mano del hombre que aporta para su bien propio la técnica y el oficio.

1

DSC_0303

12

Velo en movimiento AQUI!

Fotografías: Fernando Márquez de la Plata © | Textos:  Fernando Márquez de la Plata + Gonzalo Schmeisser

Entrada anterior
Senderos en Laguna Tebinquinche | Atacama
Entrada siguiente
El paisaje cultural cafetero | Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú