Hojas de hierba | Walt Whitman

Frenético, loco, apurado, intenso. Poesía en estado puro. El intento imposible de medir de la naturaleza que nos aplasta como quiere, cruzado con los anhelos humanos más primitivos, ese espíritu perdido que no volverá. La oda más alta de los sentidos, un exhorto a entender el mundo a través de las percepciones: tocar, oler, ver, sentir y volver a sentir. El planeta tierra con todos sus pequeños cosmos en la mano.

Eso y mucho más es ‘Hojas de hierba’. El canto imprescindible del poeta más grande que ha dado ese enorme país del norte llamado Estados Unidos. Ese libro que ni sus propios hermanos querían leer y que fue la piedra fundadacional de la épica Americana, esa que los gringos se han arrogado con tanta soberbia. América somos todos, ellos y nosotros, norte, centro y sur. Whitman quizás lo sabía, pero fue sagaz en cantar las bondades de esa América norteña repleta de paisajes inmensos, imposibles de definir o medir. Desierto y mar, cordillera y valle, frío y calor . ¿No es Chile eso mismo y mucho más?

wihman

Whitman cantó primero. Y no desaprovechó la oportunidad para cantarse a sí mismo, como testimonio en primera persona de lo que significa existir en este mundo americano:

«Yo canto para mí, una simple y aislada persona. Sin embargo pronuncio la palabra democracia, la palabra Masa. Canto al organismo humano de pies a cabeza, No son la fisonomía sola ni solo el cerebro los motivos únicos de mi Musa. Yo digo que la Forma completa es la digna, y canto a la mujer lo mismo que canto al macho. La vida inmensa en pasión, pulso, poder. La vida feliz, formada en la más libre acción, bajo el imperio de las leyes divinas. Canto al hombre Moderno.»

Un canto a la vida que de pasada lo puso al frente de todo lo que vino después, convirtiéndose en el padre de la palabra americana tan sólo con una poesía visceral, gritona pero sensible, que demoró toda su vida en terminar. El primer aullido del nuevo mundo, y el mayor elogio hecho nunca jamás al milagro de la vida.

— 

Texto: Cayetano S. Meisser

Category: Libros
Entrada anterior
Cruzando la Isla del Sol | Bolivia
Entrada siguiente
Cierre de las Islas Marietas: Aprendiendo a ser turistas | México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú