Ruinas del ‘Refugio Antiguo’ | Volcán Villarrica

El Villarrica es uno de los volcanes más populares en el imaginario colectivo chileno, presente en postales, afiches, llaveros, cuadernos y demases, y es conocido principalmente por sus distintas actividades de exploración y deportivas, así como por su estampa casi imposible de no ver en una de las zonas turísticas por excelencia del sur del país.

Cada verano llegan hasta los poblados de Pucón, Villarrica, Coñaripe y Lican Ray, hordas de turistas atraídos por la belleza de sus parajes y la buena infraestructura hotelera de la zona, así como por su amplia oferta para albergar actividades de nieve (principalmente esquí y snowboard) y otras que se realizan todo el año como trekking, senderismo y ascensiones a las cumbres.

10

Pero lo que no muchos saben es que el volcán y sus alrededores forman parte del Parque Nacional Villarrica, área silvestre protegida del Estado que incluye tres volcanes y una gran diversidad de bosques y fauna poco conocida: ¿alguien conoce al Degú de Bridges, especie de roedor parecido a la Chinchilla, o al Matuasto, precioso lagarto de vivos colores?

Su nombramiento data de 1940, cuando el ya extinto Ministerio de Tierras y Colonización vió en esta zona un potencial espacio de interés futuro por parte de locales y extranjeros… y no se equivocó.

2

Otro de los secretos que guarda el macizo es el ‘Refugio Antiguo’, construcción en hormigón cercana a 1940 y que fue sede del Sky Club de Villarica, cuyo porvenir se vió violentamente finalizado luego de la terrible erupción de 1948 que acabó con la vida de unas 70 personas, dos de ellas estaban al interior del edificio.

9

Las huellas de este episodio pueden verse aún en las ennegrecidas ruinas del refugio que aún se conservan, entre preciosos bosques de Coihues y Lengas y espeluznantes escoriales de lava que evocan la catástrofe.

1

Para llegar a este lugar hay que tomar un auto – o bicicleta para los más entusiastas – y subir al volcán por la ruta S-887 hacia las cuevas volcánicas. Un poco antes del acceso a las cuevas hay un camino que gira hacia la derecha y que se debe hacer a pie (o en bicicleta) por el mal estado en que se encuentra; este lleva directamente hasta el refugio.

6 7

Una vez dentro, mirando hacia el noroeste, se puede dimensionar la verdadera extensión del inmenso lago Villarrica, así como el Volcán Llaima con sus dos cimas que rompen el horizonte a lo lejos. Hacia el sur está la cima del Vilarrica, enmarcado entre los bosques y escoriales. Es posible seguir subiendo hasta encontrarse con los andariveles del centro de esquí Pucón y las enormes laderas cubiertas de materia volcánica que se nutre con cada erupción.

4 3

Esta ruta se puede hacer todo el año, pero es altamente recomendable realizarla luego de una nevada, donde se aprecia realmente la oferta cromática de nuestro paisaje volcánico.

5

Fotografías: Josefina Anguita © | Textos: Josefina Anguita + Gonzalo Schmeisser

Entrada anterior
Dos excursiones por Corralco | Región de la Araucanía
Entrada siguiente
Termas de Puritama | San Pedro de Atacama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú