Parque Nacional de Yosemite | Estados Unidos

En medio de un puñado de enormes montañas de granito encontramos el valle de Yosemite, lugar del primer parque nacional dispuesto por el gobierno federal de los Estados Unidos – declarado como tal el 1 de Octubre de 1890 – gracias al esfuerzo de notables naturalistas como John Muir y Clark Galeno, quienes pelearon por una ley de parques nacionales que delimitara y diera protección a algunas vastas zonas agrestes en la sierra californiana.

Así nace ante los ojos del mundo este paraíso terrenal, reflejo de uno de los preceptos del ‘american lifestyle’, o esa obsesión ‘waldeniana’ (inspirada por las ideas de Thoreau) de los habitantes de América del Norte por los espacios agrestes, amplios y no conquistados.

1

Yosemite, pese a que se encuentra invadido constantemente por la presencia humana, tiene la particularidad de su continuidad ecológica, con una alta concentración de especies tanto vegetales (bosques de alta y baja montaña, grandes extensiones de suelos arbustivos y pisos libres) como animales, que conforman un paisaje complejo y muy dinámico. En esto ayuda su ubicación, rodeado de áreas salvajes vírgenes protegidas (wilderness areas) como el bosque de Inyo y Humboldt-Toiyabe.

Este impresionante escenario natural, de aproximadamente 3.108 km2, es un enorme muestrario salvaje de Secuoyas gigantes, extensas praderas, acantilados de granito, ríos cristalinos y abundantes caídas de agua. Elementos que componen un ecosistema único y de gran valor, en medio de las montañas de California.

2

Ubicado a unos 320 kilómetros al este de San Francisco, y extendiéndose a través de la laderas orientales de la cadena montañosa de Sierra Nevada, los elementos rocosos y vegetales que dan forma a este parque datan de hace aproximadamente 10 millones de años. Fue en aquél período cuando intensos y prolongados movimientos tectónicos moldearon la sinuosa composición de esta sierra, elevándola a las imponentes alturas (la mayor altura alcanza hasta los 4.000 metros de altura en el lado este) y hundiendo profundidades que dieron paso a los preciosos valles que el agua se ha encargado de modelar hasta hoy. Esta sinuosidad y diferencias de nivel han guiado ríos (especialmente el afamado Tuolumne) que deben surcar pendientes bastante pronunciadas, dando paso a la formación de variados y profundos cañones.

Con el correr del tiempo se acumuló mucha nieve y hielo en las zonas más altas, cayendo en grandes masas río abajo, esculpiendo un impresionante valle en forma de V, lugar característico del parque. Estos largos procesos han dado origen además a humedales, reservas de agua, arroyos y a más de 3.000 lagos de distintos tamaños y composiciones; haciendo del parque un paraíso ecológico.

3

El parque se ha convertido – desde hace bastantes años – en un cotizado lugar para dar paseos al aire libre, desprovistos de complejidad o equipamiento, además de ser un lugar ideal para pasar un tiempo lejos de la ciudad. Sin embargo su distinción más notable son sus enormes paredes de granito perfectas para la realización de la escalada en roca, lo que lo convierte a este lugar en un paraíso para escaladores, quienes viajan desde todo el mundo para probarse a sí mismo en su complejidad. Entre las más renombradas y populares encontramos una deslumbrante pared denominada  ‘El Capitán’, prácticamente vertical, cuyo sólo nombre atrae a miles de turistas al año, siendo uno de los destinos deportivos más populares del mundo.

4

La mejor época para visitar Yosemite es desde Junio hasta Octubre, excluyendo Julio y Agosto cuando el parque encuentra muy concurrido y se hace difícil dimensionarlo en su total magnitud. Desde Noviembre a Mayo varios caminos se encuentran cerrados, lo que limita el área visitable. Respecto al alojamiento y posibles tours (no necesarios) estos se debe agendar unos meses antes, pues la demanda es alta y el cupo del parque pequeño.

Un lugar de una naturaleza notable, a veces tan grande que resulta aplastante y difícil de describir. Un lugar que sorprende por la belleza de sus formas y colores, invitando a la contemplación, la desconexión y el movimiento.

Fotografías: María Paz Gutiérrez © | Textos: María Paz Gutiérrez + Gonzalo Schmeisser

 

Entrada anterior
Cápsula: Kenneth White sobre Chile
Entrada siguiente
Ruina y paisaje | Piques Mineros en Lota

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Muy buena pagina, los sigo siempre.. Podrian hacer algo sobre el Conguillio o el Huerquehue, dos parques nacionales de mi novena region. Dos imperdibles de Chile!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú